___AVISOS DEL CULTO___

7 de diciembre. VIGILIA DE LA INMACULADA. 21:30 Rosario y 22:00 Hora Santa

8 de diciembre. SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA. Santa Misa cantada a las 10:00

10 de diciembre. II DOMINGO DE ADVIENTO. 10:00 Santa Misa.

*** MISA EN PONTEVEDRA. Domingo 10 de diciembre a las 20:00 en la parroquia de San José de Campolongo, Pontevedra.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 7 de enero. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL eN LUGO. Sábado 9 de diciembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

domingo, 7 de agosto de 2016

BIENAVENTURADOS LOS OJOS DE ESOS PEQUEÑUELOS. San Beda el Venerable




Homilía de maitines



XII DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS



FORMA EXTRAORDINARIA DEL RITO ROMANO

 

Homilía de San Beda el Venerable, Presbítero.



Libro III, capítulo 43 sobre san Lucas



Bienaventurados los ojos, no de los escribas y de los fariseos, que vieron sólo el cuerpo del Señor, sino los que pueden conocer sus misterios, aquellos de los cuales se ha dicho: “Y los has revelado a los pequeñuelos”. Bienaventurados los ojos de esos pequeñuelos, a los cuales el Hijo se digna revelarse y revelar al Padre. “Abrahán, vuestro padre, ardió en deseos de ver el día de Cristo: lo vio, y se llenó de gozo”. Isaías, Miqueas y muchos otros profetas vieron también la gloria del Señor; por eso se les ha llamado Videntes; pero le vieron y le saludaron de lejos, como en un espejo y enigma.



En cuanto a los Apóstoles, que gozaban de la presencia del Señor, que comían con él y que podían preguntarle sobre todo cuanto deseaban saber, no tenían necesidad, para ser instruidos, ni de ángeles, ni de ningún género de visiones. A los que San Lucas llama profetas y reyes, los llama San Mateo con más claridad profetas y justos. Los justos son, en efecto, grandes reyes; porque, en vez de consentir y sucumbir  a los alicientes de sus pasiones, saben gobernarlas y someterlas.

Se levantó entonces un doctor de la ley, y le dijo con el fin de tentarle: Maestro, ¿Qué debo hacer para conseguir la vida eterna?” Este doctor de la Ley que en el designio de tentarle, interroga al Señor sobre la vida eterna, me parece que tomó pretexto para hacerlo de estas del Salvador: “Alegraos, porque vuestros nombres están escritos en los cielos”. Pero el lazo que tiende a Jesús, muestra con cuanta verdad el Señor había dicho al dirigirse a su Padre: “Porque has encubierto estas cosas a los sabios y prudentes y las has descubierto a los pequeñuelos”.