___AVISOS DEL CULTO___

SÁBADO 21 de octubre. Misa de acción de gracias a las 17:45. Este sábado no habrá misa de 8:15 de la mañana.

Lunes 23 de octubre. Conmemoración del Padre Pío. Rosario, misa y veneración de la reliquia a las 17:45

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 5 de noviembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 11 de noviembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com

sábado, 25 de abril de 2015

LETANÍAS MAYORES, LETANÍAS MENORES, ROGATIVAS...


LAS LETANÍAS MAYORES tienen origen en la fiesta pagana que se celebraba en Roma el 25 de abril llamada fiesta de las Robigalia, y ésta consistía principalmente en una procesión, que, saliendo de la ciudad por la puerta Flaminia, se encaminaba al puente Milvio, para terminar en un Templo suburbano, sito a la Vía Claudia, y allí se inmolaba una oveja en honor de un dios o de una diosa Robigo. Así que la Letanía Mayor no consistió sino en sustituir con una ceremonia cristiana la anterior pagana. El recorrido de la procesión lo conocecemos por una convocatoria de San Gregorio Magno, siendo casi el mismo que el de la procesión pagana. Todos los fieles cristianos de Roma iban a la Iglesia de San Lorenzo in Lucina, la más próxima a la puerta Flaminia. La procesión salía por esa misma puerta, hacía estación en San Valentín, atravesaba por el puente Milvio, y de allí torcía a la izquierda en dirección al Vaticano. Después de deternerse junto a una cruz, entraba en la Basílica de San Pedro, en donde se celebraban los Divinos Misterios. Estas letanías se rezaban en toda la Iglesia para ahuyentar los malos temporales y atraer las bendiciones de Dios sobre las mieses. "Dígnate, Señor, conservar y dar los frutos de la tierra; te rogamos, Señor que nos oigas" canta la Iglesia al recorrer procesionalmente los campos.
Las letanías mayores tienen ocurrencia perpetua con la fiesta de San Marcos Evangelista (II clase). En aquellos lugares donde se realice la procesión de las letanías, a continuación debe celebrarse la misa de las Rogativas EXAUDIVIT, con la conmemoración de la fiesta de san Marcos, evangelista. En misa que sigue a la procesión, se omite las oraciones al pie del altar hasta el Oramus te incluido. En el oficio, aquellos que están obligados al rezo del breviario y no participan en la Procesión deben recitarlas privadamente después del "Benedicamus Domino" de laudes.
Si el 25 de abril es domingo de Pascua o el Lunes de Pascua, se transfieren al martes, con la misa de la octava; lo mismo si la coincidiese con una fiesta de I clase.

LAS LETANÍAS MENORES O ROGATIVAS son las preces con las que Iglesia suplica a Dios el perdón de sus pecados y las bendiciones para las cosechas. Se llaman letanías menores para diferenciarlas de las letanías mayores (25 de abril) que son de carácter obligatorio.

La celebración litúrgica de las letanías consiste en una solemne procesión con el canto de las letanías de los santos y las preces que le siguen como aparecen en el Ritual Romano, la bendición de los campos y la Santa Misa estacional.
Su origen histórico se remonta al siglo V en la región del Delfinado en Francia. A causa de grandes calamidades públicas, el Obispo San Mamerto estableció una solemne procesión de penitencia en los tres días anteriores a la fiesta de la Ascensión. El Concilio de Orleáns (511) los prescribió para toda Francia. Posteriormente, el Papa León III en el año 816 la estableció para Roma y pronto se extendió a todo el Rito Latino.
El significado espiritual de estas rogativas hemos de entenderlo en la clave del Evangelio que el Uso Extraordinario se prescribe para el domingo anterior a la Ascensión (Jn 16, 23 ss): “En aquel tiempo, dijo Jesús: Os aseguro que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre él os lo concederá en mi Nombre. Hasta ahora, no habéis pedido nada en mi Nombre. Pedid y recibiréis, y tendréis una alegría que será perfecta.” Movida y animada por estas palabras del Divino Salvador, la Iglesia instituyó estos tres días de petición para que al ascender el Señor a los cielos lleve consigo nuestras súplicas ante el trono del Padre, Dios Misericordioso y Providente.
Si se celebran las rogativas, la misa que le siga ha de ser la propia  de las Rogativas EXAUDIVIT, con las conmemoraciones que procedan.  En misa que sigue a la procesión, se omite las oraciones al pie del altar hasta el Oramus te incluido.
El Ordinario puede establecer otros días según la diversidad o costumbre o necesidad de las regiones.
El canto o recitación de las letanías puede hacerse en lengua vernácula, y los clérigos que participan en ellas no están obligados a repetirlas en lengua latina.
Tanto en las letanías mayores y menores, si no es posible la realización de la procesión, el Ordinario puede ordenar súplicas especiales que incluyan el rezo o canto de las letanías dentro de la Iglesia