X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

X ANIVERSARIO MOTU PROPRIO

AVISOS DEL CULTO

***Miércoles 9 de agosto, la santa misa será a las 8:30. A partir del jueves, 10 de agosto, la santa misa diaria será a las 8:15. Los domingos a las 10:00.

Martes, día 15 de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, santa misa a las 10:00.

Miércoles, 23 de agosto, Conmemoración del P. Pío, santa misa a las 18:00, precedida del Rosario.

*** A partir del martes 8 de agosto, el culto de la tarde se suspende hasta nuevo aviso; como también la hora santa de los jueves.

*** MISA MENSUAL EN ALBACETE. Domingo, 3 de septiembre. A las 17:30 horas, en la Parroquia Purísima Concepción.

***MISA MENSUAL EN LUGO. Sábado 9 de septiembre. Santa misa a las 18:30 horas, en la capilla del Carmen, sita en la calle del Carmen, en Lugo, justo a la salida de la puerta homónima de la muralla de la ciudad.

Para cualquier cuestión relacionada con la celebración de la Santa Misa por el modo extraordinario en Lugo, así como para recibir avisos, si lo desea, puede ponerse en contacto con nosotros mediante la siguiente dirección de correo electrónico: misatridentinalugo@hotmail.com



sábado, 1 de agosto de 2015

PARÁFRASIS DEL AVE MARÍA. Oración de San Alfonso María de Ligorio

PARÁFRASIS DEL AVE MARÍA. 
Oración de San Alfonso María de Ligorio
“Dios te salve, María, llena eres de gracia. Tú que estás llena de gracia, concédeme una parte de ella.
El Señor está contigo. Él ha estado siempre contigo, desde el primer instante de tu existencia, pero, desde que es tu hijo, está más estrechamente unido a ti.
Bendita tú eres entre todas las mujeres. Oh, mujer bendita entre todas las mujeres, obtén también para nosotros las divinas  bendiciones.
Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. ¡Oh, bienaventurada planta, que has dado al mundo un fruto tan noble y tan santo!
¡Santa María Madre de Dios!
Oh, María, reconozco en ti, a la verdadera Madre de Dios, y doy testimonio de esta verdad, estoy dispuesto a dar mi vida mil veces.
Ruega por nosotros pecadores. Porque si tú eres la Madre de Dios, tú eres también la Madre de nuestra Salvación, nuestra Madre, pobres pecadores, ya que Dios se ha hecho Hombre para salvar a los pecadores; y él te ha hecho su Madre, con el fin de que tus oraciones puedan salvar no importa qué pecador.
Ahora y en la hora de nuestra muerte. Intercede siempre: intercede ahora que estamos expuestos, durante nuestra vida, a tantas tentaciones y a tantos peligros de perder a Dios.
Pero intercede por nosotros, sobre todo, en la hora de nuestra muerte, cuando nos llegue el momento de abandonar este mundo y de comparecer delante del tribunal de Dios, con el fin de que, salvados por los méritos de Jesucristo y por tu intercesión, podamos un día, sin temor a perdernos, ir a saludarte y a alabarte, a ti y a tu hijo divino, en el cielo, por toda la eternidad.
Amén”.